Artrosis o Osteoartritis

Osteoartritis y la artrosis no son lo mismo, una realidad sobre la que nadie tiene dudas, pero que, por lo general, solo quienes las padecen saben exactamente las diferencias y particularidades que las definen. Ambas son crónicas, degenerativas y producen dolor, además comparten que a mayor conocimiento de ellas mejor es su control y prevención.

IMG_9428

Existen las enfermedades reumáticas, es decir aquellas enfermedades médicas del aparato locomotor concernientes al aparato muculoesquelético por causa que no sea un traumatismo; y dentro de ellas, estan las osteoartritis y se encuentran otras como la esclerosis sistemática, la osteoporosis o la fibromialgia.

La artrosis (OA) es un síndrome doloroso degenerativo poliarticular o monoarticular que se traduce en un desgaste articular del cartílago producto de más de doscientas (200) causas de osteoartritis; congénitas, adquiridas, inmunológicas, metabólicas, inducidas, entre otras. En Colombia, lo padecen alrededor de 3 millones de personas, y en América Latina la prevalencia es del 7.3%. Se estima que para el año 2050 por lo menos 700 millones de las personas en el mundo vayan a presentarlo.

Es un síndrome doloroso de desgaste articular ortopédico e inmuno-reumatológico más frecuente, especialmente entre personas de edad avanzada mayores de 60 años y el 80% estan entre los 75 y 80 años, pero tambien se logra presentar de forma prematura en personas con enfermedades genéticas que afectan al tejido conectivo o secundario a problemas metabólicos, endocrinologicos o mécanicos como las displasias óseas o ha traumas antiguos articulares que involucraron perdidas de la sustancia osteocondral y del cartilago.

La artrosis como síndrome doloroso articular puede afectar a distintas articulaciones, mientras que la osteoartritis es un término usado para describir un gran número de enfermedades (lupus, gota, espondilitis, etc), aunque destaca la artrosis reumática que, por otra parte, es la que suele ser confundida con la artrosis entre la población.

Comenzado por el principio, dentro de los problemas ortopédicos articulares se encuentran los de tipo diartroso, es decir aquellas que tienen movimiento o movimiento y carga del peso a la hora de funcionar. Aquí es donde empiezan las diferencias entre osteoartritis y artrosis, en su origen.

IMG_9435

Las articulaciones tienen diferentes estructuras, “a grandes rasgos las tres estructuras fundamentales que son el hueso, el cartílago y el sinovial”: el cartilago “es el que hace que tenga una bisagra y amortigüe las fuerzas”, y va tapizado de la membrana sinovial, “fundamental para el funcionamiento de esas bisagras”.

La estructura dañada en la artrosis es el cartílago, “el desgaste de ese tejido que hace de amortiguador y superficie congruente para hacer de bisagra” y este es progresivo.
El cartilago es un tejido compuesto en gran parte por colágeno tipo II que amortigua y protege los extremos de los huesos, favoreciendo el movimiento de la articulación.

En la osteoartritis el tejido fundamental que se afecta es la sinovial, “una membrana que se inflama y produce liquido”. La persistencia de la inflamación de la membrana sinovial condiciona que el lugar del hueso en el que se fija la membrana sinovial se dañe dando lugar a pequeñas erosiones. Además, la inflamación mantenida de una articulación hace que el cartílago, que permite el rozamiento suave entre los huesos, adelgace y desaparezca.

Por lo tanto, en ambos casos se produce dolor, aunque en el caso de la artrosis se considera un síndrome ortopédico y traumatologico, es decir, mecánico, mientras las artritis es inflamatoria; “el dolor de las artritis es un dolor continuo, es inflamatorio, no cede con el reposo”, mientras que “en las artrosis el dolor es mecánico, es un dolor cuando se pone a funcionar la articulación, cuando entra en reposo deja de doler casi siempre”.

Colaboración Revista.

IMG_9585

Clínica de Artrosis y Osteoporosis S.A.S. www.clinicaartrosis.com;  Bogotá D.C. República de Colombia. PBX: 571- 6923370; 571-6837538, Telefax: 571-6836020, Móvil +57 314-2448344, 300-2597226, 311-2048006, 317-5905407. Email: secretaria@clinicaartrosis.com; servicios@clínicaartrosis.com; contactos@clinicaartrosis.com

IMG_24661

Anuncios

Médicos especialistas en regeneración articular contra la Artrosis en Bogotá – Colombia

La Osteoartritis: EvolucióN

Es probable que, al principio, una afección del cartílago pueda ser totalmente reversible, gracias a las capacidades de cicatrización de las lesiones, especialmente en los jóvenes.


Una vez que estas lesiones son muy importantes, y sobre todo a partir de cierta edad, será difícil para el organismo reparar las lesiones; la osteoartritis evolucionará, así pues, hacia una agravación, es decir, una perdida cada vez más importante del cartílago.


Esta pérdida de cartílago evoluciona clínicamente según 3 modalidades:


una agravación lentamente progresiva en varias décadas; o, por el contrario, una agravación extremadamente rápida que termina con una pérdida del cartílago en 12 ó 24 meses (en este último caso se habla de “osteoartritis destructiva rápida”); o incluso una forma intermedia en la que la evolución está salpicada de períodos en los que la osteoartritis evoluciona de forma extremadamente rápida y, otros en los que, al contrario, evoluciona muy poco.

La osteoartritis no evoluciona de forma uniforme, sino que es imprevisible. Puede permanecer silenciosa durante mucho tiempo y no volver a manifestarse incluso cuando la articulación está muy deteriorada en las radiografías. Pero también puede agravarse rápidamente durante varias semanas, o incluso varios meses, en un estadio en el que las radiografías son casi normales. Y este desequilibrio entre el dolor y los signos radiológicos es el que hace que la osteoartritis sea tan difícil de comprender y evaluar.
¿Por qué se da este desequilibrio?
El acceso de osteoartritis traduce unas modificaciones de estructura y luego una destrucción de la superficie del cartílago, con producción de desechos.


Al principio, el grosor del cartílago sigue siendo el mismo, y las radiografías son normales. Los desechos y las enzimas de degradación liberadas son muy irritantes para las articulaciones. En consecuencia, estas últimas fabrican una mayor cantidad de líquido sinovial (del que normalmente sólo hay una pequeña cantidad), lo que permite la dilución de sustancias irritantes y la lubricación de la articulación lesionada.

Durante un acceso artrósico, estas lesiones persisten y se agravan si no se trata la articulación y/o si ésta no se pone en reposo completo o relativo (utilización de un bastón para aliviar las articulaciones portantes).


En este caso, como el cartílago no tiene su resistencia habitual, las sustancias irritantes continúan su acción de degradación del cartílago y la circulación lenta no puede realizarse correctamente. El acceso doloroso se prolonga.

Gracias al reposo de sus articulaciones durante un acceso artrósico (asociado o no a un tratamiento), éstas pueden “auto-limpiarse” y cicatrizar mejor: el cartílago recupera su firmeza de superficie. Incluso si aparece más fino en las radiografías, garantiza una función normal. Tras algunos días de tratamiento y/o reposo, podrá retomar sus actividades habituales.


La evolución se realiza, así pues, en una sucesión de accesos dolorosos separados por intervalos de una duración variable, hasta el estado de ulceración cartilaginosa. En este estadio, el cartílago ha desaparecido y una parte del hueso está desnuda, y los dolores pueden intensificarse. En ocasiones, las crisis se hacen más lentas, o incluso desaparecen, sustituidas por dolores proporcionales al tiempo de la marcha y la posición de pie.


A veces pueden transcurrir veinte años entre el inicio de la primera crisis y la destrucción del cartílago.

Sin embargo, los dolores provocados durante los accesos de osteoartritis no siempre son muy fuertes, y en algunos casos se pueden pasar por alto, lo que puede hacer que la osteoartritis se descubra en un estadio avanzado.

Es importante saber, por lo tanto, que no es normal tener dolores regulares en una articulación. Es imperativo hacer un balance con el médico lo antes posible.

Si lo estima necesario, le mandará hacer radiografías estándar que servirán para realizar un seguimiento regular.
¿Cómo progresan los signos radiológicos?
Generalmente, las lesiones radiográficas aumentan progresivamente, de forma lenta. Sin embargo, el ritmo de esta progresión puede ser muy variable. En los casos extremos, algunas osteoartritis pueden permanecer estables durante décadas, o progresar muy rápidamente hasta la destrucción completa del cartílago en pocos meses. Actualmente es difícil, o incluso imposible, predecir a qué velocidad evolucionará su osteoartritis.


Por otra parte, la evolución de los dolores y la impotencia no es sistemáticamente proporcional a la importancia de las lesiones.

 

Células Madre en Regeneración Articular

Médicos especialistas en regeneración articular con ortopedistas cirujanos de rodilla.

Nosotros somos un grupo de especialistas en ortopedia, traumatología e inmuno-reumatologia, médicos internistas, generales, especialistas en laboratorio clínico, médicos especialistas en terapia celular expertos en tratamientos regenerativos in-vitro acelulares y celulares contra la artrosis; con tecnologías moleculares de avanzada y medicina basada en la evidencia, viscosuplementación, nanotecnología, sinoviolisis – sinoviortesis y el uso de biotecnología de última generación, asociado a la aplicación plasma rico en plaquetas (PRP), factores de crecimiento (FC) y células regenerativas autógenos (óseos, cartilaginosos, epidérmicos), células madre adultas mesenquimales multipotenciales (stem cells) para infusión vía intraarticular obtenidas de la médula ósea del propio paciente, nanotecnología, antirresortivos óseos, glucoproteínas, BioCartilagos inyectables (Cartílago Hialino Micronizado), elementos biodisponibles (bioactivos) en la formación de enzimas e inmuno­globulinas, inhibidores de interleucinas que favorecen la formación, remodelación y madurez osteocartilaginosa en procesos osteoarticulares y musculotendinosos en regeneración celular. Tratamientos capaces de estimular el crecimiento y la diferenciación. Regulando de esta manera, una gran variedad de procesos celulares de lubricación articular, aumentando la producción del colágeno, rejuvenecimiento articular y cicatrización, inhibiendo la progresión de enfermedades degenerativas  e interviniendo activamente en la reparación de tejidos.

La osteoartritis degenerativa produce el síndrome artrósico que aparece después de algunos fenómenos mecánicos y biológicos, produciendo un desequilibrio entre la fabricación y la destrucción del cartílago. En ese momento se convierte en preponderante y aparecen las lesiones en el cartílago: se habla entonces de “condropatía” (condro = cartílago y patía = enfermedad). Al principio, el cartílago intenta reparar las lesiones, pero con mayor o menor rapidez se termina encontrando con la imposibilidad de compensar el desequilibrio. Entonces, el grosor del cartílago empieza a disminuir, conllevando un pinzamiento de la articulación (las dos extremidades óseas se acercan) y una serie de fisuras en el tejido cartilaginoso. Estas últimas pueden extenderse hasta el hueso subcondral que, debido al pinzamiento, se va a condensar. Según el mismo principio, puede producirse una proliferación ósea del cartílago hacia el exterior de la articulación, conllevando la aparición de los osteofitos. La membrana sinovial también desempeña una función importante durante la osteoartritis: la degradación del cartílago, al liberar sustancias en la articulación, va a irritar la membrana sinovial, en respuesta, ésta va a fabricar líquido articular de la siguiente manera: En mayor cantidad, formando así un “derrame sinovial” y de menor calidad (concentración de ácido hialurónico más escasa) que protege menos al cartílago y contribuye a su degradación. Somos la Clínica de Artrosis y Osteoporosis S.A.S. www.clinicaartrosis.com; es una entidad privada ubicada dentro del Centro comercial CENTRO SUBA – Calle 145 No. 91-19 en el SEGUNDO PISO, L10-103 en la ciudad de Bogotá D.C. República de Colombia. PBX: 571- 6923370; 571-6837538, 571-6009349, Móvil +57 314-2448344, 300-2597226, 311-2048006, 317-5905407. Tratamientos ideales para aquellas personas muy jóvenes o abuelos que no son candidatos a cirugías y que no responden a analgésicos básicos o a tratamientos convencionales, o aquellos, que no son candidatos a cirugías por convicción religiosa, riesgos altos anestésicos, patologías o enfermedades asociadas sistémicas como hipertensión, diabetes, enfermedad coronaria, entre otras o por determinación personal que no quieren intervenirse y desean oír unas opciones terapéuticas, científicas, diferentes a la cirugía enfocadas a la restauración celular osteocondral,  aumentando la viscosidad del espacio de la articulación, incrementando sus propiedades amortiguadoras frente al impacto durante la marcha, para subir y bajar escaleras, logrando mejorar su calidad de vida, mejorando el dolor articular, logrando conciliar el sueño, mejorando el chasquido y la sensación de roce o sobresalto articular.  Durante el proceso de artrosis el cartílago cambia primero de color y consistencia. Absorbe menos los golpes, luego se fisura, se erosiona, se vuelve más fino y puede incluso terminar desapareciendo. Al disgregarse, el cartílago degenerado puede producir una reacción inflamatoria de la membrana sinovial, provocando una reacción inflamatoria dolorosa y una secreción excesiva de líquido sinovial.

View on Path